El PSOE denuncia que el Gobierno de Rudi está demostrando que “quiere prescindir” de la escuela rural aragonesa al considerarla como “de segunda categoría y no como elemento fundamental de cohesión territorial”

El portavoz socialista, Javier Sada, critica que, en el medio rural, dos de cada tres interinos podrían perder su empleo y muchos maestros funcionarios de carrera serán desplazados de su destino porque se elimina su aula. Incide en la “necesidad” de mantener las escuelas abiertas en el territorio, “priorizando el interés del alumno por encima de todo”

El portavoz del Grupo Socialista en las Cortes de Aragón, Javier Sada, ha denunciado que las medidas que está adoptando el Gobierno de Rudi demuestran que “le incomoda” la escuela rural pública aragonesa y que quiere prescindir de ella para ahorrar costes, al considerarla como “elemento de segunda categoría y no como uno de los aspectos fundamentales de cohesión territorial”.

Javier Sada ha explicado que el Ejecutivo aragonés “no cree en el medio rural ni en las familias que viven en los pueblos; al revés, pone la puntilla a todo lo relacionado con ello y, en especial, a la educación”. En este sentido, Sada ha considerado que “es necesario mantener las escuelas abiertas en el territorio, priorizando el interés del alumno por encima de todo y teniendo en cuenta que, para un niño, lo más importante es educarse en su entorno y con un bueno profesorado, así como contar con el apoyo del Gobierno, algo que, por el momento, no está teniendo”.

Como ejemplos del “nulo interés del Gobierno de Rudi” por la escuela rural aragonesa que “la está hiriendo de muerte”, ha señalado la más que previsible desaparición de los CPR, así como la de los Centros Rurales de Innovación Educativa de Teruel (CRIET), ya que una familia que viva en el medio rural “se va a tener que plantear” pagar más de 90 euros por hijo que quiera asistir a las tres semanas de convivencia organizadas durante el curso escolar, un servicio de casi 30 años hasta ahora gratuito y que sirve para compensar las posibles desigualdades del alumnado de escuelas incompletas o unitarias de la escuela rural aragonesa”.

Asimismo, el Gobierno de Rudi prescindirá de más de 1.500 profesores. “La cifra de docentes actual en la escuela pública en Aragón se sitúa en la actualidad en 13.500 personas, si se recortara, como llevan idea, un 10% del profesorado, la medida tendría una incidencia directa en la calidad educativa”. En el medio rural, dos de cada tres interinos podrían perder su empleo y muchos maestros funcionarios de carrera serán desplazados de su destino porque se elimina su aula. Los colegios rurales agrupados pueden perder el próximo curso 398 profesores, que es el personal necesario para cubrir las necesidades en centros incompletos.

En el medio rural será necesario hasta 13 alumnos en un pueblo, habrá un solo aula con niños desde 3 a 12 años (hasta ahora eran de 10, lo que supone un aumento del 30%), hasta 28 alumnos (2 aulas de niños de 3 a 12 años, hasta ahora eran 22 –aumenta un 27%–), hasta 47 alumnos, 3 aulas desde niños de 3 a 12 años (hasta ahora eran 37, aumenta un 27%).

El Gobierno de Rudi “también ha sentenciado” a la mayoría de los comedores escolares de los núcleos rurales de Aragón, que “serán inviables al tener que autofinanciarse”, ha explicado Sada, al recordar que la orden publicada el pasado 24 de mayo especifica un aumento del 25% del precio del comedor escolar, pasando de 77 a 96 euros por alumno y mes.

“Estos son algunos de los ejemplos claros de que las prioridades del Gobierno de Rudi no son en Educación, y menos garantizar una educación pública de calidad en el medio rural”, ha subrayado. Javier Sada ha criticado que “al Gobierno de Rudi está actuando para acabar con la igualdad de acceso de todos los ciudadanos aragoneses a la mejor educación, con independencia de los ingresos que tenga su familia o del lugar donde vivan”.

En definitiva, y al igual que ha hecho con los derechos de los trabajadores y con la sanidad, “el PP parece decidido a que retrocedamos también 50 años en educación, dando la puntilla a la igualdad de oportunidades para acceder a ella y dificultando su acceso a las capas de población económicamente débiles”, ha concluido.