Incremento de las ayudas a la ganadería extensiva de Teruel

El Departamento de Agricultura modificará este año las ayudas de indemnización compensatoria a las explotaciones en Zonas de Montaña. El importe medio por explotación se duplicará, pasando de 3.400 € al año hasta los 6.300 € al año. Las comarcas más beneficiadas serán Gúdar-Javalambre, Maestrazgo, Sierra de Albarracín y Matarraña.

El Departamento de Agricultura, Ganadería y medio Ambiente publicará en el ámbito de la solicitud de ayuda de la PAC correspondiente a este año una modificación de las ayudas de indemnización compensatoria a las explotaciones de ganadería extensiva en Zonas de Montaña.

Esta nueva ayuda, que se implementará a través de la denominada Indemnización Compensatoria que se solicita anualmente en el momento de confeccionar la solicitud de la PAC, prevé la elevación del techo de cobro que actualmente se situaba en 4.000 € por explotación y año hasta 8.000 €, suponiendo que el importe medio por explotación en esta línea pase de los 3.300 €/año hasta los 6.200 €/año, es decir, un 86 % de incremento. El monto total adicional de ayuda que se ha calculado aportará el Gobierno de Aragón a estas explotaciones será de algo más de seis millones de euros, que serán efectivas en la solicitud PAC 2023.

En el caso de la provincia de Teruel, el incremento medio de la referida ayuda por explotación se sitúa también en el 86 %, pasando de un importe medio por explotación de 3.400 €/año hasta los 6.300 €/año. En cuanto al montante adicional que repercutirá en la provincia, se calcula en unos 2,7 millones de euros. Las comarcas más beneficiadas serán aquellas que cuentan más ganadería extensiva: Gúdar-Javalambre, Maestrazgo, Sierra de Albarracín y Matarraña.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, ha anunciado este incremento durante su visita a una explotación de ganado vacuno de raza pirenaica, en Cedrillas (Teruel), donde ha estado acompañado por la consejera de Presidencia, Maye Pérez.

“Esta ayuda supone un esfuerzo muy significativo del Gobierno de Aragón para ayudar a mantener a la ganadería extensiva en nuestras zonas de montaña que, además de la contribución a una producción de alimentos cada vez más determinante en el ámbito de la ahora denominada autonomía estratégica europea, redundan en fijación de población en el territorio y el mantenimiento del medio ambiente”, ha explicado Olona.

Asimismo, Olona ha recordado que en este momento la ayuda directa a la renta que recibe la ganadería extensiva en Aragón procedente de la PAC, asciende a 115 millones de € al año, suponiendo el 26 % de la ayuda total de dicha política. No obstante, ha incidido en que esta ayuda “preserva importantes insuficiencias y anomalías consecuencia del sistema de derechos históricos y de su enfoque de pago por superficie de pastos en lugar de pagos vinculados a cabezas de ganado y a propia renta del ganadero”.

En este contexto, y teniendo en cuenta las dificultades extremas para introducir correcciones sustanciales en una política que se ha aprobado a nivel de la Unión Europea y del Estado, el Gobierno de Aragón plantea esta ayuda adicional restringida a los profesionales de ganadería extensiva en las Zonas de Montaña.

El 70% de las explotaciones se sitúan en zonas de montaña

El Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha realizado un informe ‘Análisis de la Ganadería Extensiva de Aragón’ y en base a este documento se han confeccionado las ayudas.

El estudio determina que, de las 3.935 explotaciones de ganadería extensiva existentes en Aragón, el 70 % se sitúan en zonas de montaña, fundamentalmente en las comarcas del Sobrarbe, Ribagorza y Jacetania. Si bien, la calificación como zonas de montaña en el ámbito de las ayudas europeas, y que por tanto se verán beneficiadas de esta ayuda, se extiende además del Pirineo aragonés, a la mayor parte de la provincia de Teruel –especialmente a la comarca de Gúdar Javalanbre- e incluso a determinadas localidades de la provincia de Zaragoza. En total 448 municipios aragoneses podrán beneficiarse de la ayuda. Además, estas explotaciones se caracterizan por tener un carácter netamente familiar, acreditando sus titulares una elevada profesionalidad (más del 90 % de los ingresos de estas familias procede del sector agrario).

La fragilidad económica de la ganadería extensiva

El informe pone de manifiesto que la renta de los ganaderos (diferencia entre ingresos y gastos) se sitúa en algo más de 14.000 € al año. Y eso contando con que las ayudas medias que ya reciben este tipo de explotaciones alcanza en Aragón los 32.000 € al año. Es decir, que más de la mitad de las ayudas públicas que reciben van directamente a cubrir los costes que no quedan resarcidos por la actividad ganadera.

Esta diferencia, se agravan todavía más en el caso de las explotaciones de ganadería extensiva situadas en zonas de montaña, donde aun recibiendo una ayuda superior que alcanza los 35.000 € al año, su renta final apenas supera los 12.000 € al año en determinados casos.

Otras consideraciones del estudio

En cuanto a la edad de los ganaderos extensivos que nos puede dar una idea del futuro de este tipo de explotaciones, sólo el 19 % son menores de 40 años. Sin embargo, casi el 73 % de las explotaciones de titulares de menos de 40 años se ubican en zonas de montaña.

En cuanto a la evolución de censos, considerando la serie histórica (2013-2021), se constata un incremento en el caso de vacas nodrizas +17 % en la zona pirenaica y +65 % en el resto de zonas de montaña. Sin embargo, en el caso de la ganadería de ovino, estas cifras son negativas, -5 % en la zona pirenaica y -9 % en el resto de zonas de montaña.

Asimismo, cabe destacar que no existen efectos de escala productiva con relación a la renta que obtienen estas explotaciones, es decir, que el problema de la falta de rentabilidad no puede abordarse mediante políticas estructurales de mayores producciones por explotación, sino que necesariamente debe basarse en apoyos públicos directos a la renta.