El Gobierno de Lambán pone en marcha la nueva prestación para cubrir situaciones de vulnerabilidad que no recoge el Ingreso Mínimo Vital

La Prestación Aragonesa Complementaria del Ingreso Mínimo Vital (PACIMV) atenderá a quienes cumpliendo los requisitos de vulnerabilidad quedan fuera del ingreso estatal y complementa a todos los perceptores con un mínimo de 624 euros anuales

Zaragoza, 15 de octubre de 2021.- La Prestación Aragonesa Complementaria del Ingreso Mínimo Vital (PACIMV) -el salario social aprobado el pasado mes de mayo en las Cortes de Aragón sin votos en contra de ningún partido político que viene a cubrir las situaciones de vulnerabilidad que quedan fuera el Ingreso Mínimo Vital (IMV)- puede empezar a solicitarse desde el lunes 18 de octubre en Aragón. Se trata, tal como ha explicado el secretario general técnico del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, José Antonio Jiménez, de “una prestación subsidiaria y complementaria del IMV”. En ese sentido, ha subrayado Jiménez, hay que tener en cuenta que esta nómina social comprende dos prestaciones diferenciadas: por una parte, está dirigido a aquellos ciudadanos en situación de vulnerabilidad económica (dentro de los criterios económicos que marca la ley) que no pueden acceder al IMV (esta sería la PACIMV); por otra, prevé un complemento económico para aquellos ciudadanos que sí reciben el IMV. A ellos se suma la posibilidad de acceder a una cuantía adicional por gastos de vivienda (del 5% de la renta garantizada).

El secretario general técnico ha explicado estos supuestos en la rueda de prensa que ha ofrecido junto a la directora gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Noelia Carbó, para detallar el decreto que hoy mismo publica el Boletín Oficial de Aragón y que supone su entrada en vigor a partir de la próxima semana. Jiménez ha recordado que la prestación que pone en marcha el Gobierno de Aragón tiene como objetivo “posibilitar el acceso a una prestación subsidiaria a aquellos ciudadanos en vulnerabilidad económica que no cumplían los requisitos del IMV (no por criterios económicos) y mejorar las cuantías previstas en el IMV”; pero ha dejado claro que “el Ingreso Mínimo Vital es la prestación básica y principal que deben solicitar todos los aragoneses que estén en situación de vulnerabilidad”. En ambos casos, ha subrayado el secretario general técnico, las nuevas rentas sociales se entienden como derechos y se gestionan con esa garantía.

El secretario general técnico del Departamento de Ciudadanía ha puesto de relieve que con la entrada en funcionamiento de esta prestación se cumple con el compromiso que recogía la ley aprobada en las Cortes, y con la voluntad del Ejecutivo de atender en tiempo y forma a todos los ciudadanos que lo necesiten. “Nuestra vocación sigue siendo no dejar a nadie atrás y así se ha estado haciendo para seguir manteniendo las nóminas del IAI e incentivar la pasarela para que sus perceptores cobraran el IMV cuanto antes y ahorrando trámites y gestiones, un trabajo en el que Aragón ha sido pionero en el país, tal como ha reconocido el propio Ministerio”.

Personal formado en el nuevo aplicativo para dar respuesta a la demanda

En la misma línea, la gerente del IASS, Noelia Carbó, ha hecho hincapié en el esfuerzo realizado para poner en marcha el aplicativo informático para resolver las solicitudes. “Desde el lunes, todos los aragoneses que estén contemplados en los supuestos que recoge la ley podrán pedir la PACIMV y los perceptores del IMV podrán solicitar el complemento que les corresponda. Eso ha requerido una implicación importante del personal, que ya está formado para atender esta demanda”, ha indicado Carbó. Sobre esta cuestión, la responsable del IASS ha indicado que hay dos vías para realizar esta petición: una, mediante los servicios sociales de base (en el caso de la PACIMV) y con un aplicativo informático, en el caso del complemento (dicho aplicativo estará operativo el lunes en la página web del Gobierno de Aragón).

Respecto a las cuantías que se fijan para la PACIM, estas oscilan entre un máximo de 522 euros mensuales para un adulto solo (6.264 anuales) y los 1.148 mensuales para dos adultos y tres menores (13.780,80 anuales). Las cuantías se calcularán no solo en función de la unidad de convivencia, sino también de la situación económica, tal como hace el IMV y con sus mismos criterios.

Complemento para todos los perceptores del IMV

Al tratarse el pago de la PACIMV de cuantías superiores a las que establece el IMV, se ha puesto en marcha el complemento que será fijo y variará según la unidad familiar de la que se trate. Como se ha señalado, en el caso de una persona sola –con independencia del IMV que perciba y que ha fijado la Seguridad Social en función de sus ingresos- se le complementará con 52,06 euros mensuales, 624,80 anuales. En el caso de dos adultos y tres menores se llegará a complementar su IMV (sea cual sea su cantidad) con 1.374,5 euros al año (114,5 al mes). Todos los perceptores del Ingreso Mínimo Vital podrán solicitar este complemento, que es fijo y que se establece en función de la unidad familiar, porque la situación económica ya la ha ponderado la Seguridad Social al otorgar la cuantía de IMV.

Respecto a los requisitos para percibir estas nóminas sociales, en el caso del complemento se precisa ser perceptor de IMV, pues es un complemento a este ingreso. En el caso de la PACIMV –tal como se ha señalado- los requisitos están recogidos en el decreto y se contemplan seis situaciones en las que –cumpliendo los criterios de vulnerabilidad económica y legalidad- estos colectivos quedan fuera del IMV. Se trata de: las personas mayores de 18 años y menores de 30 que no puedan acceder al IMV por no cumplir con los requisitos de acceso (en los términos que describe el decreto); las personas de entre 18 y 22 años que hayan estado bajo la guarda o tutela de una entidad pública como medida protectora y accedan a su emancipación definitiva (con las condiciones que fija el decreto); los menores emancipados que tengan a su cargo personas con discapacidad o en situación de dependencia; aquellas unidades de convivencia con menores a cargo que, habiendo finalizado el tiempo máximo del programa de protección internacional, estén siendo atendidas por los servicios sociales de referencia y se encuentren en espera de reunir los requisitos necesarios para regularizar su situación y poder acceder al IMV (con los informes que pide el decreto); las mujeres y unidades familiares víctimas de violencia contra la mujer según la tipología y formas de violencia establecidas en la Ley 4/2007, de 22 de marzo, de Prevención y Protección Integral a las Mujeres Víctimas de Violencia en Aragón (con el certificado pertinente) y las personas solicitantes de asilo y refugio, mientras se tramita la solicitud de asilo y protección subsidiaria.

Complemento de gastos de vivienda

Otra de las novedades que presenta el decreto es el complemento de gastos de vivienda, que se añade a la cuantía de PACIMV o del complemento al IMV y que tiene por objeto ayudar a sufragar los gastos de vivienda del titular de la PACIMV o del complemento. Se puede solicitar al pedir la PACIMV o el complemento al IMV y para pedirlo hay que ser titular de un contrato de arrendamiento de vivienda de alojamiento habitual o de un contrato de hipoteca para la adquisición de una vivienda de alojamiento habitual. En el supuesto de contrato de arrendamiento se exige que esté registrado. La cuantía que se abonará es del 5% del importe anual de la renta garantizada a efectos del IMV para la correspondiente unidad de convivencia.

Cabe recordar que, estos momentos, en Aragón se pagan 8.222 nóminas de IMV, 4.707 de IAI (de las cuales 2.800 son complementos del IMV) y 3.171 de Ayudas de Integración Familiar; es decir 13.300 personas perciben un ingreso directo de estas características; una cifra nunca antes alcanzada en la Comunidad. El pago del IMV en Aragón ha supuesto hasta el mes de septiembre 28,8 millones de euros.