Isabel García: “El paquete de cohesión de la UE impulsará la transición verde y digital de las zonas despobladas”

La eurodiputada aragonesa celebra que la Eurocámara haya aprobado tres fondos que permitirán reforzar la cohesión económica, social y territorial de la UE, con un presupuesto de 243.000 millones de euros

Bruselas (Bélgica), 24 de junio de 2021.- El Pleno del Parlamento Europeo ha dado luz verde al llamado “paquete de cohesión”, que incluye el Objetivo de Cooperación Territorial Europea (Interreg), el Fondo Europeo de Desarrollo Regional y el Fondo de Cohesión y el Reglamento sobre Disposiciones Comunes. El “paquete de cohesión” tiene como objetivo reforzar la cohesión económica, social y territorial de la UE y supone la mayor cantidad de fondos dentro del presupuesto de la UE para 2021-2027: 243.000 millones de euros. La eurodiputada socialista Isabel García, miembro de la Comisión de Desarrollo Regional de la Eurocámara, ha celebrado la decisión, que establece un conjunto de normas por las que se regirán los fondos regionales, de cohesión y sociales de la UE durante los próximos siete años.

La eurodiputada aragonesa ha vuelto a destacar la importancia de que los fondos FEDER contemplen un apoyo específico a las zonas despobladas. El nuevo concepto de las áreas despobladas define el fenómeno de la despoblación por provincias o agrupaciones de municipios, lo cual constituye “un paso crucial y una oportunidad para que regiones como Aragón puedan abordar los desafíos de estos territorios, mejorar su conectividad y sus infraestructuras, así como el acceso a servicios básicos de calidad, fomentar el acceso a los servicios digitales y acabar con la brecha digital”, ha subrayado García.

Además, ha dicho, “esto ayudará a incrementar el atractivo de estos territorios y se promoverá nuevas oportunidades económicas, con la creación y establecimiento de empresas”. Todo ello, señala, “tendrá un impacto positivo en la empleabilidad y en la inclusión en el mercado laboral”. Asimismo, se ha blindado el 30% de los fondos para la acción climática, la biodiversidad y la economía circular, por lo que “estos fondos permitirán también avanzar hacia una movilidad más sostenible en línea con los objetivos del Pacto Verde, mejorando condiciones para el sector ferroviario y favoreciendo el turismo sostenible”, sostiene la eurodiputada.

Los retos demográficos como la despoblación también se contemplan en el nuevo Reglamento de Disposiciones Comunes. Los países tendrán la posibilidad de establecer un enfoque integrado para abordar los retos demográficos de determinadas regiones o zonas en sus acuerdos de asociación – que definen la estrategia y las prioridades de inversión elegidas por el país en cuestión -, pudiendo desarrollar planes de acción a nivel local para abordar desafíos como la despoblación.

Por lo que respecta al Interreg, que promueve proyectos de cooperación transfronteriza a nivel nacional y regional, el nuevo programa estará dotado de 8.050 millones, y se reforzarán los principios de economía circular y medio ambiente, así como la política social y de salud. “Gracias a financiación de los fondos Interreg, Aragón ha participado, entre otros, en proyectos pioneros de economía circular y ha impulsado la cooperación europea para abordar la despoblación a través de acciones que fomentan la digitalización del sector agroalimentario y forestal”, ha destacado García, que ha remarcado que esta nueva partida de fondos “seguirá beneficiando a la región”.

Mecanismo de Transición Justa

La Eurocámara también dará luz verde al instrumento de préstamo al sector público, el tercer pilar del Mecanismo para una Transición Justa, “creado para respaldar a las regiones de la UE más afectadas por la transición hacía una economía climáticamente neutra, como las Cuencas Mineras en Teruel” ha destacado la eurodiputada aragonesa. Este instrumento, que se pondrá en marcha a partir de los planes de transición justa de los Estados miembros y que la Comisión aprobará en los próximos meses, proporcionará 1.500 millones de euros en subvenciones con cargo al presupuesto de la UE, combinados con hasta 10.000 millones de euros en préstamos concedidos por el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

En conjunto, se espera que estas inversiones movilicen hasta entre 25.000 y 30.000 millones de euros en inversiones para las regiones afectadas. “Este instrumento apoyará proyectos sostenibles claves para desarrollo de territorios como Teruel, en ámbitos como la infraestructura energética y de transporte, redes de calefacción urbana, las medidas de eficiencia energética y las infraestructuras sociales” ha concluido García.