Las residencias contarán con test rápidos para agilizar los diagnósticos y la sectorización y se amplían las camas del centro COVID de Casetas

En una primera entrega se distribuirán 10.000 pruebas a los centros para que puedan tener diagnósticos inmediatos ante cualquier síntoma. El centro intermedio pasará de tener 76 camas a disponer de 88 para residentes positivos en coronavirus con el objetivo de aliviar la carga vírica y asistencial

Zaragoza, 12 de noviembre de 2020.- El Gobierno de Aragón -a través de las decisiones conjuntas de los Departamentos de Sanidad y Ciudadanía y Derechos Sociales- continúa reforzando las medidas en las residencias de mayores para evitar que el coronavirus entre en ellos, impedir su propagación, y aliviar a los centros de carga vírica y asistencial cuando la situación es más complicada. En esta línea, la próxima semana las residencias recibirán un total de 10.000 pruebas rápidas para poder realizarlas de forma inmediata ante la aparición de síntomas entre los residentes y acelerar así los procesos de aislamiento y sectorización de los centros. También a partir de la próxima semana, el centro COVID de Casetas ampliará en 12 sus camas disponibles, pasando de tener 76 a 88 para dar respuesta al incremento de la demanda.

Son dos de las medidas que han anunciado esta mañana en rueda de prensa las consejeras de Sanidad, Sira Repollés; y Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto; junto al director general de Salud Pública, Francisco Falo. Los tres responsables han comparecido ante los medios de comunicación para dar cuenta de la “complicada” situación que atraviesa la Comunidad en la ya denominada tercera ola de la pandemia, que está afectando de forma importante a las residencias de mayores, y del trabajo conjunto y coordinado que realizan ambos departamentos para hacer frente a la situación. “La situación es preocupante y estamos aplicando las medidas más adecuadas a cada situación, con todos los medios disponibles y cumpliendo los protocolos y las medidas de seguridad que hemos ido implementando en cada momento, adecuándonos a la situación y al comportamiento del virus. Aún con todo ello, el virus consigue entrar en los centros cuando nos encontramos en enclaves de transmisión comunitaria”, ha enfatizado Broto, que ha hecho un llamamiento a extremar todas las precauciones, desde todos los ámbitos, para seguir protegiendo a la población más vulnerable.

Agilizar la sectorización

Sobre las nuevas medidas adoptadas, María Victoria Broto, ha explicado la “difícil situación y la complejidad que supone la lucha contra virus en centros de convivencia como son las residencias de mayores”. La consejera de Ciudadanía ha subrayado que la próxima utilización de los anunciados test rápidos “va a permitir agilizar todas las actuaciones y eso ayudará a minimizar la expansión del virus en el centro”. En palabras del director de Salud Pública “la progresiva introducción de los tests de antígenos en las residencias nos ayudará a tomar decisiones de control más efectivos en los ámbitos residenciales”.

La decisión de ampliar las camas disponibles en el Centro COVID de Casetas responde a la necesidad de aliviar la carga vírica y asistencial de los centros de mayores. En este sentido, este dispositivo intermedio seguirá recibiendo pacientes positivos en coronavirus, mientras Yéqueda (Huesca) y Gea de Albarracín (Teruel) -con capacidad para 19 y 12 personas, respectivamente- se mantienen para atender a residentes negativos cuando es necesario realizar traslados desde las residencias. Desde el mes de julio han pasado por estos centros 475 personas y cabe recordar que en la primera ola se atendió a 522, con la que ya son cerca de mil los pacientes que –en conjunto- han recibido asistencia en ellos.

María Victoria Broto ha hecho hincapié en la monitorización que se tiene de todos los brotes abiertos en la Comunidad, el contacto diario y permanente y la atención inmediata que se da a cada centro en cuanto notifica la aparición de un caso, en coordinación con el Departamento de Sanidad. En este sentido, ha recordado que a lo largo de este año se han realizado 160 visitas para, fundamentalmente, “conocer la situación, colaborar en la aplicación de la sectorización y brindar a los centros toda la ayuda necesaria, así como la derivación de residentes a hospitales o centros COVID, siempre según el criterio de la autoridad sanitaria”. En las últimas semanas, el Ejército ha trabajado en 30 centros llevando a cabo labores de limpieza y desinfección. Además, el llamamiento para la bolsa de trabajo ha permitido incrementarla en 60 cuidadores y gerocultores para centros privados y 740 profesionales de limpieza y cocina, entre otros. En los últimos días, diez centros han solicitado listados para contratación de personal. El llamamiento a los profesionales sigue abierto para poder ampliar esas bolsas y atender las situaciones que puedan producirse.

En estos momentos, en las residencias de mayores de Aragón hay 85 brotes abiertos, que afectan a 1.461 residentes y 498 trabajadores, todos ellos positivos en coronavirus. En 7 de estos centros solo hay afectados residentes, en 31 solo trabajadores y en 47 residentes y trabajadores. El 45% de los casos se concentran en 10 centros.

Actualmente hay 112 personas de centros residenciales que se encuentran ingresadas en hospitales de la Comunidad y los centros COVID atienden a 77 personas, teniendo en cuenta que en Casetas hay residentes positivos por coronavirus, pero Gea de Albarracín y Yéqueda atienden a residentes negativos.

Desde que comenzó este segundo periodo de brotes en Aragón han fallecido 318 personas en las residencias de mayores de la Comunidad.

Rueda de prensa