El presupuesto para 2021 crece un 15,27%, hasta los 7.454 millones, orientado a frenar la pandemia y a la recuperación social y económica

Los dos ejes fundamentales de las cuentas se orientan al fortalecimiento de los servicios básicos del estado de bienestar y al impulso económico. Las políticas sociosanitarias y educativas contarán con 400 millones más que el presupuesto de 2020 y la economía se refuerza con 200 millones

Zaragoza, 11 de noviembre de 2020.-  El Consejo de Gobierno de Aragón ha aprobado el Proyecto de Ley de Presupuestos de Aragón para 2021, que crece un 15,27% y alcanza los 7.454 millones de euros. Las cuentas, las más elevadas de la historia de la Comunidad aragonesa, permitirán orientar los esfuerzos casi en exclusiva a hacer frente a la pandemia y a la reactivación económica de Aragón, que son las necesidades más perentorias de la Comunidad. Pero, pese al crecimiento, siguen siendo unas cuentas sobrias, que responden al compromiso con los objetivos de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera de las Administraciones Públicas, cumpliendo con la tasa de referencia del déficit, fijado para el próximo año en un 2,2% del PIB, del cual un 1,1% lo asumirá el Estado a través de una transferencia extraordinaria.

El proyecto de ley, que se remitirá a las Cortes para que inicie su tramitación parlamentaria y pueda entrar en vigor el 1 de enero de 2021, tiene una conexión directa con la Estrategia Aragonesa de Recuperación Económica y Social. De hecho, el presupuesto vuelca todo su potencial en este plan, nacido del consenso político y social, que se ha definido como la hoja de ruta que ha de seguir Aragón para recuperar la senda de crecimiento de su economía y proyectar un futuro de confianza.

La cifra global del presupuesto queda definida por el gasto financiero, que se sitúa en 1.276,7 millones, y el gasto no financiero, que se eleva a 6.177,3 millones, que supone un crecimiento de 593,6 millones, es decir un 10,63% más. Este crecimiento incluye la previsión de los fondos React-EU, valorados en 216 millones.

El presupuesto de Aragón para 2021 ha crecido respecto a 2020 gracias a los efectos que tienen en los ingresos la supresión de las reglas fiscales, la llegada a través de una transferencia extra del Estado de 405 millones para reducir la tasa de referencia del déficit y al acuerdo alcanzado en la Unión Europea con los fondos React-EU, que son catalizadores para encauzar la reparación de los daños de la pandemia, y para estabilizar la economía, de manera que pueda afrontar la necesaria transformación que se exige a nuestro tejido productivo.

Por lo tanto, el Presupuesto de Aragón para 2021 no puede sustraerse de los perjuicios que la pandemia de coronavirus está teniendo en todo el mundo y de los efectos negativos en la sociedad y en el tejido productivo de la Comunidad Autónoma.

Las cifras de 2021, no obstante, se elaboran en un marco de variabilidad, que afecta tanto a la inestabilidad de las previsiones fiscales como al desigual impacto de la pandemia sobre la población y los sectores económicos. Todos estos factores deben tenerse en cuenta en la gestión de las cifras del próximo ejercicio, no descartando si quiera, la posibilidad de tener que adaptar los cálculos a otros escenarios diferentes de los que se han contemplado en este proceso presupuestario.

Dos grandes ejes

Así, en este marco temporal, las cifras para el año 2021 se articulan en dos grandes ejes, el que se orienta al cuidado de los ciudadanos y al reforzamiento de los servicios básicos del estado de bienestar y el que tiene que ver con la puesta en funcionamiento de las acciones de estímulo económico que permitan superar los efectos de la crisis cuanto antes.

De hecho, las políticas sociosanitarias y educativas recibirán 400 millones más de lo que tuvieron en 2020 y 200 millones reforzarán las acciones para el impulso económico. Dicho de otra manera, el 72% del incremento del presupuesto no financiero se orienta al mantenimiento de los servicios básicos. Un 19% a la reactivación de la economía, mientras que el 9% restante puede ser catalogado como gastos de carácter general.

En números absolutos, la Sanidad es el departamento que más crece. Con un presupuesto de 2.358 millones (incluida la previsión de 30 M del React-EU) representa el 38,2% del total de las cuentas. La mejora de sus cifras servirá para reforzar la atención a los aragoneses, tanto desde el punto de vista de los medios materiales como del de los personales, asegurando además la correcta cobertura de la farmacia extrahospitalaria.

Se quiere, de esta manera, fortalecer el sistema público de salud, que está sometido a una gran exigencia a causa de los efectos de la pandemia. Las cifras recalcan el empeño del Gobierno por garantizar la atención sanitaria para poder superar cuanto antes la crisis del coronavirus.

Educación es el segundo departamento que más crece en números absolutos. Contará con 1.134 millones de euros (incluidos 35 M del React-EU) y representa el 18,3% del total. Se pretende de esta manera abordar con más recursos las demandas del ámbito docente, que se ha tenido que reforzar para conseguir el mayor grado de normalidad en el desarrollo de los cursos escolares.

Derechos Sociales es el tercer pilar de los servicios que se identifican con el estado del bienestar y con un fuerte protagonismo en materia de protección social y dependencia, que incrementa sus disponibilidades hasta los 476 millones (con la previsión de 33 M del React-EU) y un peso en el presupuesto del 7,7%

Al margen de estos recursos, los servicios sociales se ven favorecidos con la aportación del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 del Ingreso Mínimo Vital.

La segunda prioridad del presupuesto es la de impulsar el crecimiento de la economía. Este bloque canaliza el 24,4% del total del presupuesto no financiero del año próximo y aglutina el 19% del incremento del presupuesto.

El objetivo fundamental pasa porque los recursos que se movilicen produzcan los necesarios efectos multiplicadores en nuestra economía, asienten los procesos y favorezcan el tránsito hacia una tendencia expansiva.

Con la vista puesta en la Estrategia de Recuperación

Por eso, y con la Estrategia Aragonesa de Recuperación Económica y Social como guía, las políticas de gasto para estimular la riqueza se concentran de manera fundamental en los Departamentos de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente Industria (825 millones, de los que 10 son del React-EU); Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento (296 millones, de los que 26,7 M proceden del React-EU ); Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda (160 millones, con la previsión de 11,7 del React); Economía, Planificación y Empleo (158 millones, de los que 17,5 serán React-EU) e Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, (68 millones, 3 de los cuales serán React).

En la organización del presupuesto por departamentos es significativa la consistencia de la sección 30, denominada Diversos Departamentos, que es la que deberá alojar los fondos del React-EU.

Estos fondos que, en realidad, actúan de partidas complementarias al presupuesto para promover la reparación de los efectos económicos y sociales de la crisis, tienen un carácter transversal, y la mecánica de gestión del presupuesto hace necesario su alojamiento en una sección específica desde la que se pueden financiar con agilidad los diferentes proyectos de reactivación que irá aprobando el Gobierno de Aragón.

En este apartado se incardinan las políticas para el mantenimiento del empleo, la incentivación laboral para los jóvenes, las inversiones para apoyar a las pymes, la gestión y desarrollo de servicios sociales, Investigación, transportes, investigación agroalimentaria, desarrollo para la sociedad de la información, fomento del Turismo, las que deben favorecer la transición ecológica y digital entre otras.

Análisis por capítulos: la huella de la crisis

La clasificación económica del presupuesto a través de los ingresos y los gastos refleja la huella de la crisis en todos los capítulos. La primera evidencia se encuentra en los capítulos I al III de los ingresos, donde se aprecia la caída de recaudación en los ingresos propios y cedidos y en las tasas, que tienen que ver con las duras condiciones que está asumiendo la actividad productiva, así como la clara retracción del consumo.

A esa realidad se le hace frente con las políticas anticíclicas, que reflejan los refuerzos financieros previstos por el Gobierno de España (contando también con el aumento de la tasa de referencia del déficit al 2,2% y la transferencia extraordinaria de la mitad de la misma) y de la Unión Europea.

Por lo que se refiere a los gastos que se reflejan en las cuentas cabe destacar el refuerzo del capítulo I, el que hace referencia al personal de la Administración, que se explica en la ampliación de las plantillas sanitarias (crecimiento de 107,5 M) y de las educativas (48,8 M) para hacer frente a las exigencias de la pandemia.

El gasto en Bienes corrientes y servicios refleja un notable crecimiento, hasta los 1.066 millones, de los que más de un 61% tiene también un destino sanitario, ya sea en el Servicios Aragonés de la Salud, el departamento de Sanidad, el Banco de Sangre y Tejidos o el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud.

Un 14% se destinará a financiar el funcionamiento de los centros asistenciales del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) y de los conciertos necesarios.

Educación abarca el 8% del total de este capítulo en el que aglutina el gasto de funcionamiento de los centros docentes no universitarios, el transporte escolar o los gastos de comedor.

También destaca el 6% destinado al mantenimiento de las estaciones depuradoras de aguas residuales.

Mientras, el importe del gasto del capítulo IV, Transferencias Corrientes, se asienta fundamentalmente en las partidas de Ayudas de la Política Agraria Común (452,5 M), farmacia no hospitalaria (363 M), enseñanza concertada (175 M), la Transferencia económica a la Universidad de Zaragoza (182 M), ayudas a la dependencia (88,7 M prestaciones económicas y ayudas a domicilio), Transferencia a CARTV (50 M), Transferencias a las comarcas (48 M) e IAI (40 M).

Este capítulo incluye además otras transferencias corrientes como son las destinadas a financiar gasto corriente de empresas, fundaciones y consorcios de la Comunidad Autónoma, becas de material curricular y comedor, o ayudas en materia de formación gestionadas a través del INAEM.

El Presupuesto del 2021 cumple además con la necesidad especificada en la Ley 5/2012 de junio de Estabilidad Presupuestaria de Aragón de disponer de un Fondo de Contingencia, adecuadamente dotado, que alcanza los 30,9 M, para hacer frente a cualquier eventualidad o emergencia que se pudiera generar durante el ejercicio.

El capítulo VI, el netamente inversor de los presupuestos, refleja buena parte de las políticas y proyectos de los gobiernos. En esta ocasión, los 433,8 millones de los que dispone (de ellos 216, debidos a la configuración inicial del React-EU) se convierten en instrumento adecuado para hacer frente a las secuelas de la pandemia, a la vez que a la transformación digital y ecología del tejido productivo y de la sociedad.

Atendiendo al peso de las inversiones, cabe hacer referencia en primer lugar a las infraestructuras y equipamientos sanitarios que alcanzan la cifra de 67,6 millones de euros, en los que juegan un papel protagonista las dotaciones destinadas a los nuevos Hospitales de Alcañiz y Teruel, las urgencias del hospital San Jorge o el centro de salud del barrio Jesús en Zaragoza.

Aumentan en 10 M respecto a 2020 las inversiones en materia de carreteras con 38,3 millones, que se destinan fundamentalmente al Programa ordinario de inversiones en carreteras de la RAA 2021-2025.

El esfuerzo inversor se evidencia también en el ámbito agrario con el apoyo creciente a la incorporación de jóvenes o la creación de regadíos, que aumenta un 10%, o los proyectos del Programa de Desarrollo Rural, que se incrementan un 4%. Las actuaciones de descontaminación de espacios afectados por lindano, 6,3 M o la protección y mejora del medio del medio natural (servicio aéreo de extinción de incendios forestales).

Tienen cabida también las inversiones en centros educativos o en proyectos tales como la extensión de la banda ancha ultrarrápida en Aragón y la continuidad con la implantación de la administración electrónica y las inversiones en materia de estaciones depuradoras de aguas residuales gestionadas por el Instituto Aragonés del Agua.

Sin salir del ámbito inversor, el capítulo VII alcanza los 304 M con destino fundamentalmente a transferencias para la prevención y extinción de incendios, PAC, apoyo del Sector agroalimentario, modernización de explotaciones y regadíos, primas de seguros agrarios y medidas agroambientales.

En este apartado se ubica también el Fondo de Inversiones de Teruel, las transferencias a Suelo y Vivienda de Aragón destinadas al proyecto urbanístico de Canfranc y a las infraestructuras destinadas a la industria agroalimentaria en Épila.

El plan de Vivienda, los créditos destinados a infraestructuras municipales en concepto de regeneración y renovación urbana y rural y las transferencias a la Corporación Empresarial de Empresas Públicas de Aragón, las infraestructuras y equipamientos universitarios y la investigación terminan de completar los destinos de este capítulo.

 

DESCARGAR DOCUMENTO COMPLETO (PDF)