El Gobierno de Aragón publica una convocatoria de subvenciones de 55 millones de euros para la creación de regadío

Esta convocatoria desarrolla el programa que prevé la puesta en riego de 25.000 hectáreas, la movilización de una inversión total de 350 millones de euros y la creación de 1.000 empleos equivalentes.

Zaragoza, 3 de septiembre de 2019.- El Gobierno de Aragón publica una nueva convocatoria de subvenciones plurianual por un montante de 55 millones de euros de apoyo público para proyectos de creación de regadíos, que suponen una inversión total prevista de 110 millones de euros y la transformación de 7.000 nuevas hectáreas en regadío.

Esta convocatoria se enmarca dentro del programa puesto en marcha por el Gobierno de Aragón la pasada legislatura y aprobado por la Comisión Europea, mediante el que se aprobaron 9 proyectos de creación de regadío con una superficie de 13.660 hectáreas y una inversión de 112 millones de euros, de los que la Administración autonómica asumía 56 millones de euros en apoyo a medio y a largo plazo. Hasta 1.582 propietarios que forman parte de las Comunidades de Regantes se han beneficiado de este sistema de financiación.

El objetivo final del programa es la creación de 25.000 hectáreas de regadío, una cifra que tiene en cuenta las incluidas en el Sector VIII de Monegros II, financiadas y ejecutadas conjuntamente con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

La creación de manchas de regadío de mayor o menor extensión en zonas de aridez extrema como las del valle del medio del Ebro aragonés, ajustadas al marco y a las estrictas exigencias ambientales en esta materia, es una de las políticas más efectivas para asegurar la sostenibilidad económica y capacidad de generación de empleo en nuestro medio rural, tal y como ha explicado el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, “suponiendo una de las herramientas clave en la lucha contra la despoblación”.

Además, se conforma como una alternativa real para paliar los efectos presentes y futuros del cambio climático en cuanto a que permite amortiguar el efecto de escenarios de mayor frecuencia de fenómenos extremos de sequía y lluvias torrenciales. Fenómenos que generarán, si cabe, una mayor fragilidad en las ya de por sí escasas producciones de estos secanos áridos.

Este programa “supone la finalización de aquellos proyectos de creación de regadío que llevan décadas pendientes y donde las diferentes administraciones han efectuado cuantiosas inversiones tanto en procesos de concentración parcelaria como en la ejecución de costosas obras que, al no estar concluidas, hace que los agricultores sigan cultivando sus tierras en secano”, ha señalado el director de Desarrollo Rural, Jesús Nogués.

Si se suman a las inversiones de las Comunidades de Regantes, que se apoyan a través de esta convocatoria, el resto de inversiones de amueblamiento de parcelas y cambio de cultivos que deberán asumir los agricultores, a la finalización de este programa se habrá movilizado una inversión pública y privada total de 350 millones de euros, para lo que está siendo clave la implicación y buena disposición de las entidades financieras.

Asimismo, se prevé una creación de en torno a 1.000 puestos de trabajo directos netos, a los que hay que sumar los puestos indirectos en el sector servicios que se derivan del desarrollo de las nuevas actividades productivas y aquellos que se desarrollan en el ámbito de la industrialización y de comercialización de las nuevas producciones obtenidas, contribuyendo todo ello a la lucha contra la despoblación rural de las zonas afectadas.

Los beneficiarios de la convocatoria son las Comunidades de Regantes y el régimen de subvenciones tiene la característica específica de que las aportaciones del Gobierno de Aragón se efectúan a largo plazo, hasta en 25 años, conforme las Comunidades de Regantes beneficiarias van devolviendo los préstamos que hayan suscrito con entidades financieras para ejecutar las obras. También son las Comunidades de Regantes las que se responsabilizan de la ejecución de las obras configurándose estas entidades, como el elemento clave para llevar adelante estos proyectos. Esta estrategia de apoyo público permite optimizar el coste de las obras que los futuros regantes pretenden poner en marcha, ya que son ellos los que asumen inicialmente el 100% de la financiación, así como permitir a la Administración, con un presupuesto anual moderado, atender a un número significativo de proyectos o a proyectos de una envergadura relevante.

La intensidad de la ayuda pública alcanza hasta el 50 % pagadera a las Comunidades de Regantes como se ha indicado en 25 anualidades, con un techo máximo de inversión subvencionable de 15.000 euros por hectárea.

El plazo de presentación de solicitudes finalizará el próximo 22 de octubre y la resolución de la convocatoria, una vez valorados aquellos proyectos que en su caso se presenten, tendrá lugar antes de finalizar este año 2019.