El Gobierno de Aragón convoca nuevas ayudas para personas con discapacidad por 250.000 euros

Estas ayudas están destinadas a subvencionar la adquisición de prestaciones tecnológicas, soluciones técnicas, adaptaciones en el hogar y accesibilidad.

Zaragoza, 13 de agosto de 2019.- Dependientes y personas con discapacidad ya pueden solicitar ayudas para adaptar su vivienda y mejorar su autonomía personal. El Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) acaba de lanzar una nueva convocatoria de ayudas dirigidas a subvencionar la adquisición de prestaciones tecnológicas, soluciones técnicas, adaptaciones en el hogar y accesibilidad. Adaptar un baño, instalar una grúa con arnés, trasladarse a rehabilitación o adquirir una tableta, entre otros supuestos, podrán financiarse gracias a esta línea de subvenciones.

La cuantía de estas subvenciones asciende a 250.000 euros. Las prestaciones incluyen ayudas de transporte, de movilidad, eliminación de barreras arquitectónicas y adaptación funcional de la vivienda habitual, así como para la compra de material técnico y tecnológico de apoyo. También se engloban otras subvenciones destinadas a facilitar el desenvolvimiento personal y mejorar el bienestar físico, personal y social.

Podrán solicitarlas las personas que tengan reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33% y quienes tengan resolución que les reconozca la valoración de dependencia en grado II y III. Habrán de estar empadronados, con al menos un año de antelación, y residir en Aragón.

Los interesados tienen un mes, a partir de este miércoles, para presentar las solicitudes ante las direcciones provinciales del IASS, en las que deberán aportar la documentación que acredite sus ingresos y los de los familiares en primer grado de consanguinidad. Además, tendrán que incorporar las facturas que demuestren los gastos efectuados y que son susceptibles de ayuda económica desde el 1 de septiembre de 2018 hasta la fecha de finalización del plazo de solicitud.

Quedan excluidas de la convocatoria las personas que ocupen plaza en un centro de atención residencial con carácter permanente y aquellas personas que hayan obtenido ayudas de la misma naturaleza y finalidad provenientes de entidades públicas o privadas o hallarse incurso en las causas de prohibición reguladas en el artículo 13.2 de la Ley General de Subvenciones.