El PSOE Huesca pedirá en el próximo pleno que el Ayuntamiento apoye la inscripción de la Jota Aragonesa como Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO

Con esta moción, los socialistas oscenses pretenden que la Jota Aragonesa tenga “el reconocimiento que merece por su singularidad, su historia, su aporte a la cultura española y sobre todo por el empeño y la firmeza que muchos aragoneses le han dedicado”.

Huesca, 12 de marzo de 2019.- El PSOE de Huesca ha presentado una propuesta de resolución para el próximo pleno municipal en la que pide que el Ayuntamiento oscense muestre su apoyo a la inscripción de la Jota Aragonesa en la lista representativa del Patrimonio Cultural lnmaterial de la Humanidad de la UNESCO iniciada por la Academia de las Artes del Folclore y la Jota de Aragón.

Teresa Sas, portavoz del Grupo Municipal Socialista en el consistorio de Huesca, explica que “la Jota Aragonesa merece el reconocimiento que por su singularidad, su historia, su aporte a la cultura española y sobre todo por el empeño y la firmeza que muchos aragoneses le han dedicado durante muchos años para que no quedara en el olvido, se revitalizara, se mantuviera y se transmitiera con el vigor, la brillantez y el empuje que tiene hoy en día”.

En la exposición de motivos, Sas recuerda que “Se trata de un patrimonio que no se limita al propio territorio local, autonómico o nacional, sino que su presencia en el mundo también tiene mucho que ver con ese Aragón europeo y transatlántico que a través de sus emigrantes ha querido y ha sabido mantener sus señas de identidad allí donde se ha instalado”. Y añade que “la Jota Aragonesa trasciende el folclore para alcanzar la categoría de verdadero símbolo y seña de identidad de todo un pueblo, parte intrínseca del Patrimonio Cultural aragonés.

Los socialistas entienden que si la Jota Aragonesa, entendida como danza y como música, forma ya parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de Aragón, y por tanto de España, “debe ser protegida, reconocida y promovida” según lo dispuesto por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en su Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural inmaterial de 2003.