El Hospital de Día Infantojuvenil Parque Goya refuerza el mapa de dispositivos de salud mental para niños y adolescentes

Cuenta con una plantilla de siete profesionales, que suponen un coste de 250.000 euros anuales, y permitirá atender a entre 10 y 15 usuarios.

Zaragoza, 4 de diciembre de 2018.- Zaragoza y su entorno cuentan ya con un nuevo recurso dedicado a la salud mental infantojuvenil. La consejera de Sanidad, Pilar Ventura, ha recorrido las instalaciones del nuevo Hospital de Día Infantojuvenil Parque Goya, un nuevo dispositivo intermedio de salud mental que será de referencia para la hospitalización parcial y tratamiento ambulatorio intensivo de la población de la capital y su entorno más próximo.

“La salud mental infanto juvenil es una de nuestras grandes apuestas”, ha asegurado Ventura. “Por esto estamos realizando una fuerte inversión en recursos que eviten llegar al ingreso”, ha añadido.

Así, este centro se plantea como un recurso que complementa a la oferta ambulatoria y de hospitalización, gracias a un equipo terapéutico interdisciplinar que proporcionará programas asistenciales específicos e individualizados en coordinación con otros ámbitos (social, escolar, judicial…) para lograr la estabilización clínica del paciente, de modo que pueda retomar el seguimiento por su Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil (USMIJ) de referencia.

El horario de atención del Hospital de Día es de 9 a 14 horas y podrá atender a entre 10 y 15 niños y adolescentes, dependiendo de la modalidad de intervención. Las solicitudes para acceder a este nuevo recurso se propondrán por los equipos profesionales de las USMIJ, responsables del seguimiento de los usuarios.

El centro, ubicado en la segunda planta del centro de salud Parque Goya y en el que se han invertido 15.000 euros, cuenta con una sala de terapia ocupacional o juego, otra para expresión corporal o grupos, una sala de comedor, cinco despachos, una sala de espera, un área de control de enfermería y otra de office y baños. El equipo profesional que presta servicio en este dispositivo está compuesto por un psiquiatra, un psicólogo clínico, un terapeuta ocupacional, un enfermero especialista en salud mental, un trabajador social y dos profesores especialistas en pedagogía terapéutica que aporta el Departamento de Educación. Este incremento de plantilla requerirá una inversión de 250.000 euros anuales.

Ampliación de la USMIJ de Sagasta

Esta apuesta por la salud mental infantojuvenil se materializa también en la ampliación de la USMIJ de Sagasta, de referencia para una población menor de 18 años de 41.800 personas. De este modo, se ha reforzado el equipo profesional de esta unidad con dos psiquiatras, dos psicólogos clínicos, un enfermero especialista en salud mental y un trabajador social, que se suman a la plantilla anterior (una psiquiatra, dos psicólogas clínicas, una enfermera especialista en salud mental). Este aumento de recursos conllevará un gasto anual de 315.000 euros.

Cabe recordar además que durante esta legislatura se ha abierto también una nueva Unidad de salud mental infantojuvenil en el centro de especialidades Inocencio Jiménez, con tres consultas de psiquiatría, una consulta de psicología clínica y una consulta de enfermería de salud mental. De igual modo, abrió sus puertas también la nueva unidad de Calatayud, con una psiquiatra, una psicóloga clínica y un enfermero especialista en salud mental.

La apuesta por la atención a la salud mental en la población infantil y adolescente es uno de los objetivos del Plan de Salud Mental de Aragón 2017-2021, en el que se incluye un programa específico para la asistencia temprana, rápida, continuada e interdisciplinar tanto al paciente menor de 18 años como a su núcleo familiar, respetando los derechos del menor y su interés en todo caso, acompañándole junto a su familia en la evolución de su patología, de un modo cercano y respetuoso.

En Aragón hay una población de 217.000 menores de 18 años, y se calcula que entre el 10 y el 20% de niños y adolescentes pueden tener algún problema de salud mental en algún momento de su infancia, si bien solo el 1% precisaría de hospitalización.