El Gobierno de Aragón invierte más de 6 millones de euros en reparar los daños causados por las riadas en las infraestructuras de riego

Se han desarrollado más de 550 actuaciones en 12 zonas diferentes que afectan a 27 municipios del eje del Ebro y a otros del Jalón y el Arba, en más de 50 comunidades de regantes.

Zaragoza, 23 de julio de 2018.- El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, ha visitado esta mañana las obras que se están realizando en el municipio de Quinto para la reparación de los daños causados por la avenida extraordinaria del río Ebro el pasado mes de abril en infraestructuras públicas de riego.

Después de esta visita, los técnicos del Gobierno de Aragón responsables de la coordinación de estas actuaciones, explicaron a alcalde de la comarca y agricultores en qué consisten las labores que se están ejecutando y cuál es la situación actual.

El consejero Olona destacó la generosidad de los agricultores en algunos momentos de la riada y en la importancia de los trabajos de prevención que se están llevando a cabo en algunas zonas limítrofes con el río.  “Además de los trabajos, es importante que se estén haciendo de forma directa por la Administración, lo que facilita la tramitación y ha hecho posible que en algunos casos ya se haya podido regar. Esperamos que en mes o mes y medio, los trabajos estén terminados en Quinto”, indicó el consejero, que aludió varias veces en la mayor rentabilidad de la prevención en lugar de destinar los recursos a las laborees de reparación.

Las actuaciones en estas zonas se enmarcan dentro de las medidas urgentes establecidas por el Gobierno de Aragón para reparar los daños causados y las pérdidas producidas por las riadas en la cuenca del Ebro el pasado mes de abril y que tendrán para el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón un coste superior a los 12 millones de euros.

Estas actuaciones abarcan los siguientes aspectos:

  • Indemnización de daños en producciones agrícolas, ganaderas y forestales.
  • Subvenciones para la restauración de explotaciones agrícolas, ganaderas y forestales y otros gastos en explotaciones ganaderas.
  • Reparación de daños medioambientales.
  • Reparación de daños relativos a infraestructuras del ciclo integral del agua.
  • Y las reparaciones de daños en infraestructuras públicas de riego, como las que han sido objeto de la visita de hoy.

En el apartado de la reparación de las infraestructuras de riego, el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón está desarrollado más de 550 actuaciones, que suponen una inversión de más de 6 millones de euros.

Dado las amplias dimensiones de la zona afectada por las riadas del pasado mes de abril y la necesidad de actuar de forma urgente, las obras fueron divididas en 12 zonas de actuación y los trabajos en cada una de estas zonas fueron encomendados a una misma empresa.

El conjunto de estas obras engloba a 27 municipios del eje del Ebro y a 9 municipios en las cuencas de los ríos Arba y Jalón. En total, las labores de reparación se desarrollan en 50 comunidades de regantes.

En términos generales, los trabajos consisten en la retirada de materiales depositados por el río en acequias y escorrederos, que impedían su correcto funcionamiento; la reposición y reparación de acequias de riego, en tubo o de hormigón; y la reparación de instalaciones, como bombas, muros, casetas, etc.

Los trabajos se completan con el relleno de simas, reparaciones de taludes y plataformas de cimentación y apoyo de infraestructuras de riego -algunas de gran movimiento de tierra- reparación de escolleras y la adecuación de las plataformas de los caminos de acceso a las zonas de trabajo cuando ha sido preciso.

En la actualidad, las obras avanzan a buen ritmo y se ha restablecido el riego de forma mayoritaria, en algunos casos con actuaciones provisionales. En estos momentos, puede cuantificarse en el 50% la ejecución de estos trabajos,  con la previsión de que el grueso de las actuaciones quede culminada en un plazo de 2 meses.

Previo al comienzo de los trabajos fue necesaria la identificación de los daños -de la mano de ayuntamientos y comunidades de regantes afectadas- y su valoración; la contratación de las empresas constructoras; la obtención de las autorizaciones ambientales necesarias así como aquellas que son competencia de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), y la coordinación con la propia CHE para las actuaciones conjuntas.