Lambán afirma que el esfuerzo y el criterio de ayuntamientos, alcaldes y concejales es fundamental para poner remedio definitivo a las crecidas del Ebro

El presidente aragonés ha anunciado que es “urgente y necesaria” la declaración de zona de urgente actuación de toda la ribera y las localidades afectadas con una asignación presupuestaria suficiente y un plan integral que contemple acciones de limpieza real del río

Zaragoza, 3 de mayo de 2018.-  El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha insistido en que el esfuerzo y el criterio de ayuntamientos, alcaldes y concejales es fundamental para poner remedio definitivo a las crecidas del Ebro.

Así se ha pronunciado durante su comparecencia esta mañana en el Pleno de las Cortes de Aragón, en la que ha reconocido que es “urgente y necesaria” la declaración de zona de urgente actuación de toda la ribera del Ebro y las localidades afectadas con asignación presupuestaria suficiente y un plan integral que contemple acciones de limpieza real del río.

A este respecto, el presidente aragonés ha anunciado que su gobierno “no se va a quedar atrás” y en el próximo Consejo de Gobierno se va a probar un decreto para garantizar la indemnización de todos los daños sufridos y ayudas suficientes para restaurar las explotaciones agrarias y ganaderas y las infraestructuras comunitarias. Además, el Ejecutivo autónomo se va a implicar con el Central en la labor de limpieza de cauce y riberas.”

Según ha asegurado Javier Lambán “no hay ninguna ley que impida limpiar el río Ebro”, lo que hace falta es “valentía y compromiso y eso es lo que exigimos al Gobierno de España, a nosotros mismos y a todos los grupos de esta Cámara”.

En otro momento de su intervención, Lambán se ha referido a la necesidad de recrecer «de una vez» el pantano de Yesa y acometer otro tipo de obras en la cabecera porque son imprescindibles para laminar el agua.

Además, el jefe del Ejecutivo autónomo ha pedido a todos los grupos con representación en la Cámara aragonesa que se unan en el Senado para presentar una enmienda conjunta a los PGE por 80 millones para dotar a ese plan integral del Ebro, que hay que empezar a aplicar ya con voluntad política y recursos.

Lambán ha querido también reconocer el esfuerzo y coordinación de todas las administraciones y fuerzas de seguridad y rescate que actuaron durante la crecida, pero sobre todo a los alcaldes y habitantes de los municipios ribereños.