Gobierno de Aragón y Podemos alcanzan un acuerdo para avanzar en la tramitación de los Presupuestos de 2018

El Ejecutivo remitirá el proyecto de ley a las Cortes para su tramitación antes de final de año
Las cuentas de 2018 serán más sociales y aumentarán la inversión

Zaragoza, 20 de diciembre de 2017.- Tras la reunión que esta mañana han mantenido representantes del Gobierno de Aragón y Podemos, el consejero de Hacienda y Administración Pública, Fernando Gimeno, ha anunciado que el Ejecutivo remitirá el proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2018 antes de fin de año a las Cortes para su tramitación. Gimeno ha destacado el tiempo que se ha dedicado al debate de la propuesta económica y ha reconocido que las conversaciones se han desarrollado en un clima muy diferente al que acompañó la negociación del presupuesto de 2017. En su opinión, este hecho va a permitir que la tramitación del proyecto sea más rápida que el año pasado.

El responsable de las finanzas autonómicas ha destacado que se trata del tercer presupuesto que el Gobierno de Aragón aprueba con el apoyo de los grupos de izquierda que permitieron la investidura de Javier Lambán y ha incidido en la capacidad del Ejecutivo de aprobar un presupuesto progresista en el que se mantienen, desarrollan y mejoran todas las líneas marcadas en la investidura.

El proyecto de 2018 se caracteriza por incidir en la apuesta social de las cuentas y ha anunciado un importante incremento del 13% en el apartado de las inversiones: Capítulos VI y VII. Según ha indicado Gimeno, la mejora de la situación económica permite abordar proyectos que estaban encima de la mesa y que hasta ahora no se habían podido iniciar.

El consejero de Hacienda ha fijado el gasto no financiero total para 2018 en alrededor de 5.300 millones de euros y en unos 6.100 millones de euros el gasto total, 250 millones más que el presupuesto de 2017.

En otro orden de cosas, Fernando Gimeno ha asegurado que no se va a eliminar el Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA) pero que el Gobierno está dispuesto a negociar una posible mejora, como por ejemplo la tecnología de las depuradoras o la progresividad del propio impuesto.