Solo 1.797 aragoneses que pertenecen a los grupos de parentesco más cercano han pagado el Impuesto de Sucesiones los tres primeros trimestres del año

Fernando Gimeno y Alfredo Sancho intervienen en un acto público organizado por el PSOE Aragón para explicar dicho impuesto

Zaragoza, 23 de noviembre de 2017.- En los tres trimestres primeros del año, se han ingresado en Aragón aproximadamente 146 millones de euros de derechos reconocidos, y se han hecho 43.000 autoliquidaciones de las cuales 35.000 (el 83%) no pagan. De los grupos I y II (que pertenecen al parentesco más cercano –cónyuge, ascendiente y descendientes–) solo ha habido 1.797 personas que han pagado. La mayor parte no paga porque no tienen patrimonio para ello de más de 400.000 euros.
Así lo ha explicado hoy el consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, Fernando Gimeno, quien junto al portavoz de Hacienda en las Cortes de Aragón, Alfredo Sancho, han intervenido en un acto público organizado por el PSOE Aragón para explicar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en nuestra comunidad.
En primer lugar, Gimeno ha querido recordar que “hubo que subir los impuestos para poder financiar el incremento de los servicios públicos que se habían visto deteriorados en los años anteriores”.
El consejero de Hacienda también ha recordado que, a pesar de que los cambios que la Ley de Medidas de 2016 aplicó al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, y a pesar de las numerosas críticas vertidas, el Impuesto no se ha incrementado. Se han eliminado algunas de las bonificaciones y reducciones (que beneficiaban a las clases más adineradas) manteniendo las bonificaciones y reducciones que afectan a las clases medias y menos favorecidas.

“El Gobierno de Aragón está dispuesto a hablar sobre la modificación del impuesto. Pero la reforma del impuesto ha de ser global”, ha apuntado. La postura del Gobierno de Aragón es que la reforma del impuesto de sucesiones debe plantearse en torno a una armonización fiscal, en la que se fijen unos topes mínimos en los impuestos cedidos a las autonomías, sin que la Comunidad minore su autonomía fiscal.

En este sentido, desde el PSOE Aragón se apoya la posición del Gobierno de Aragón en su apuesta por armonizar el impuesto de sucesiones y donaciones de tal forma que se fije un máximo y un mínimo para todas las comunidades autónomas, buscando así el equilibrio fiscal.

“MEJORA DE INGRESOS DE FORMA REALISTA”

Por su parte, el portavoz socialista en la Comisión de Hacienda, Alfredo Sancho, ha explicado que “nuestra política fiscal está basada en una mejora de los ingresos, presupuestados de forma realista que nos ha permitido reforzar y mantener nuestras políticas sociales y cumplir con los objetivos de estabilidad presupuestaria.
“Ingresos –ha dicho– que no son posibles solo con el control del gasto y la recuperación económica, sino que deben garantizar una mayor demanda de servicios públicos y que estos sean prestados con calidad”.
Alfredo Sancho también ha querido recordar que, en los últimos tiempos, hay voces críticas contra el Impuesto de Sucesiones, un tributo que tienen la mayoría de las economías más desarrolladas del mundo y que, hasta ahora, nunca se había puesto en cuestión, ni el contenido ni la forma. “Voces interesadas –según Sancho– en la demonización generalizada de los impuestos, y en concreto uno de ellos Sucesiones.
“Frente a este sentimiento hemos creído conveniente abordar el impuesto con absoluta determinación y valentía para explicarlo, con actos públicos como el de hoy, y desde la objetividad de la aplicación del mismo, para contraponer opinión y sentimiento con datos reales sobre la aplicación del mismo”, ha concluido.