Lambán: “La despoblación es un problema de Estado que requiere soluciones de Estado”

Lambán insta a aprovechar los recursos del medio rural de forma inteligente para combatir la despoblación, con planteamientos éticos y medioambientales. El Presidente de Aragón inaugura el II Congreso Nacional de Despoblación en el medio rural celebrado en Huesca

Zaragoza, 22 de junio de 2017.- El Presidente de Aragón, Javier Lambán, ha inaugurado el II Congreso Nacional de Despoblación en el Medio Rural en el Palacio de Congresos de la ciudad de Huesca, foro en el que ha apostado por revitalizar el medio rural con soluciones que se inscriban en el mundo global pero desde una perspectiva ética y medioambiental. En este sentido, cree que éticamente, no se puede negar a los pueblos su derecho a seguir existiendo y considera “insensato” pensar que el futuro no se plantee en términos de sostenibilidad, lo cual choca frontalmente con una tendencia a la concentración de la población en pocos y grandes espacios urbanos.

Para hacer viable estas propuestas ha apoyado la discriminación fiscal positiva y ha traído a colación la adopción de medidas concretas que “ya vienen ofreciendo resultados”, como impulsar el sector de la nieve y la agroindustria, así como la extensión de la banda ancha. “Si no somos capaces de llevar servicios públicos de educación y sanidad será un fenómeno irreversible” y en sentido contrario será más fácil para los jóvenes continuar en el medio rural

Lambán ha partido de la base de que revitalización demográfica del medio rural aragonés se ha convertido en el eje en torno al cual giran los discursos más compartidos. “El deterioro demográfico de algunos pueblos sitúa a muchos de ellos en situación terminal y es hora que desde la política y la sociedad civil se reflexione, se evalúe con precisión y sobre todo, se tomen medidas para invertir esa tendencia de vaciado del medio rural aragonés”, ha sentenciado.

El presidente aragonés ha defendido la distribución “equilibrada” de la población en el territorio y ha urgido a todas las instituciones y actores políticos a trabajar “codo a codo” para luchar contra la despoblación. Javier Lambán ha aludido a la supresión de ayuntamientos en otros países europeos, que ha rechazado, reconociendo el derecho de todos los habitantes del medio rural “a seguir viviendo en su pueblo”, defendiendo una distribución “equilibrada” de la población en el territorio.

Tras situar el origen del problema en el siglo XIX, cuando arranca el proceso de modernización económica de España, mencionando los procesos de emigración, especialmente en los años 60 del siglo XX, “cuando la crisis del modelo económico tradicional trajo consigo la de la demografía y hoy”, ha propuesto tomar medidas, “plantearnos qué futuro queremos para nuestro territorio, nuestros pueblos”, proponiendo “competir en la economía global, considerándolo no como un problema, sino como una utilidad”, explotando los recursos naturales y culturales “con un punto de vista respetuoso con la ética y los planteamientos ecológicos que hoy determinan las políticas éticas”.

El Gobierno de Aragón, junto con Castilla León, viene liderando la reivindicación de conseguir que el Gobierno de España vea este problema como un asunto de Estado que requiere soluciones de ese nivel. Ello conlleva, por ejemplo, tener en cuenta este criterio para repartir los fondos estructurales europeos, ha dicho, labor que debe seguir profundizándose.

El II Congreso Nacional de Despoblación en el medio rural se celebra entre hoy mañana en Huesca y está organizado por la Federación Española de Municipios y Provincias y la Diputación de Huesca. En este foro ha intervenido la comisionada del Gobierno de España para el Reto Demográfico, Edelmira Barreira, quien ha propuesto “hablar de las soluciones” ante esta “inquietud compartida” porque es “un problema común” para el conjunto de España, subrayando que ya forma parte de la agenda política nacional.

El presidente de la Comisión especial de trabajo sobre la Despoblación de la FEMP y presidente de la Diputación de Zaragoza, José Antonio Sánchez Quero, ha dicho que el desierto demográfico “atenaza a España” y pone en peligro a la mitad de los municipios, urgiendo a “pasar de las palabras a los hechos” porque “no tiene sentido seguir debatiendo” cuando la despoblación amenaza a los “cimientos de nuestro país”.

El presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, ha planteado que “no podemos esperar más tiempo, el enfermo está muy grave”. Ha mencionado el “sacrificio humano tremendo” de los municipios anegados para construir embalses. Si hay voluntad de Estado, de Europa, de las comunidades autónomas, no llegaremos al nivel de pueblos que teníamos pero podemos mejorar las pirámides de población para que hay jóvenes y niños en los pueblos”, lo que “solo nos lo puede dar la igualdad de oportunidades”.

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, ha opinado que “en un contexto de globalización se requiere una política de Estado y de compromisos” para que “nos creamos de verdad que estamos ante un problema de Estado”. Ha animado a todos a “trabajar en el mejor clima”, subrayando que “es un problema de todos nuestro país y de una parte importante de Europa”.