Lambán apuesta por celebrar el 80 aniversario del Estatuto de Autonomía de Caspe para renovar el compromiso con el autogobierno y reivindicar su pleno desarrollo

El Gobierno de Aragón conmemora el 80 aniversario del Estatuto de Autonomía de Caspe, el que pudo cambiar el rumbo de Aragón

Caspe, 6 de junio de 2016.- El Gobierno de Aragón ha celebrado hoy un acto de conmemoración del 80 aniversario del Estatuto de Autonomía de Caspe en esta misma localidad y que, de no ser por el golpe militar de 1936, se hubiera convertido en ley poco después. Aragón hubiera sido una de las comunidades autónomas que hubiera sido declarada «histórica” cuando se debatió la Constitución de 1978 y hubiera cambiado su devenir a la hora de optar por la vía del artículo 143 o del 151.

La celebración contiene elementos de naturaleza institucional, participativa y política, dado que ofrece un reconocimiento a un acontecimiento de relevancia para la historia del autonomismo aragonés, recuerda que el Congreso de Caspe logró dejar expedito el camino hacia un Estatuto de Autonomía y pone en valor la capacidad de autogobierno de las Comunidades Autónomas, además de propiciar la reflexión y el debate sobre la estructura del Estado.

Durante el acto, tanto el Presidente de Aragón, Javier Lambán, como el consejero de Vertebración del Territorio y miembro de la Fundación Gaspar Torrente, José Luis Soro, han compartido la exposición de las aportaciones del Ejecutivo para este aniversario.

Lambán ha asegurado que «impresiona, conmueve y produce una intensa emoción evocar el significado de aquel hecho más trascendente para Aragón” a lo largo del quinquenio repulicano, al tiempo que ha defendido la celebración de este aniversario como un acto de memoria democrática que aboga por actualizar y vivificar llevándolo a las escuelas e institutos. También lo considera un acto de «estricta justicia” porque sirve para homenajear a aquellos hombres y además sirve para «renovar nuestro compromiso con el autogobierno y reivindicar su pleno desarrollo”.

Tras hacer un repaso a la historia desde la edad de oro a la decadencia de Aragón, el Presidente de Aragón ha mostrado su convicción de que «la Historia nos ha dado una segunda oportunidad”, ofreciendo la oportunidad de ser «muy relevantes económicamente en la Europa meridional”. Las razones son la situación geoestratégica de la Comunidad y el talento de su sociedad tan vital en la sociedad del conocimiento. Pero para que estas dos condiciones surtan efecto, Lambán cree fundamental que la Política y las instituciones funcionen.

El jefe del Ejecutivo autonómico también ha reparado en las «imperfecciones” de la dinámica democrática de nuestro país, como la actual redacción del Título VIII de la Constitución, por lo que ha defendido la reforma de la Carta Magna, donde Aragón no debe sentirlo como un riesgo, sino como una oportunidad, lo que permitiría ocupar el lugar que le corresponde en el conjunto de España y desarrollar el Estatuto de Autonomía de 2007 recordando que «ningún gobierno central lo ha hecho”.

Tras su defensa de la reforma constitucional como síntoma de avance democrático, ha vuelto a proponer la institucionalización del federalismo colaborativo o lo que es lo mismo, la construcción de España invirtiendo el actual proceso de imposición del Estado sobre las comunidades autónomas y siendo estas como iguales las que busquen las soluciones a sus problemas y necesidades, a través de alianzas.