Lambán respalda el modelo industrial de Sabiñánigo y apuesta por modificar con consenso los estímulos a la empresa

Pide que se avance en las obras paralizadas de la autovía Huesca-Pamplona y se desbloquee los cuellos de botella en infraestructuras en todo el Pirineo

Sabiñánigo (24/4/15).-El candidato socialista a la presidencia del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha respaldado hoy en Sabiñánigo  el modelo industrial basado en la innovación, la investigación y la exportación y ha anunciado que modificará el  modelo de incentivos a la empresa.  Lambán ha visitado esta mañana las empresas Baxter y Ercros y  ha estado acompañado por el presidente de la DPH y candidato a las Cortes de Aragón por Huesca, Antonio Cosculluela; así como el alcalde de la ciudad, Jesús Lasierra; la parlamentaria María Victoria Broto y el responsable de política institucional de la Ejecutiva Provincial, Fernando Sabés, además de otros cargos.

 En el inicio de la de las visita a Baxter, Lambán ha afirmado que “queríamos hacer una visita para apoyar al sector industrial de esta ciudad del Pirineo, y hemos iniciado los encuentros en  una empresa que es modélica, ya que representa lo que queremos para el Aragón del futuro”. Ha señalado que “cuando hablamos de competir en una economía que produzca empleo de calidad, basada en la innovación y de empleo digno, hablamos de empresas como Baxter y que además sustenta el presente y el  futuro de un municipio como Sabiñánigo, empresa que  ha sido premiada por su excelencia en innovación”.

  Lambán ha afirmado que Sabiñánigo es uno de los enclaves industriales fundamentales de la provincia de Huesca y empresas como Baxter  son un ejemplo por donde tiene que caminar la empresa aragonesa si queremos competir por la vía de la innovación produciendo trabajo digno y decente que es lo prioritario y luchar contra los salarios precarios que promueve el PP”. Hay que tener en cuenta que los productos Baxter están en el 100 % de los hospitales aragoneses.

 VARIAR LOS INCENTIVOS

 El líder del PSOE aragonés ha anunciado que, cuando llegue al Gobierno, variará los incentivos y los estímulos empresariales que ha mantenido hasta ahora la Administración.  “En el mundo en el que vivimos donde se compite en mercados globales, cada día es más difícil colocar productos, si queremos ser competitivos por la vía de la innovación, no por la devaluación salarial,  manteniendo el estado del bienestar y el empleo digno, debemos decidir los sectores que podemos ser competitivos, en sectores estratégicos básicos y llegar a grandes consensos sociales y políticos y modificar a partir de ese momento las ayudas y las prioridades de los estímulos económicos para centrarse no en el sistema de modelos clásicos, que no ha redundado en la creación de empleo, sino en otro sistema que prime la innovación, a exportación, el tamaño y que haga de la industria aragonesa una industria más competitiva”.

 Ha indicado que “nosotros, cuando hablamos de sectores estratégicos y decimos que tenemos que determinar -decidiendo entre todos en un gran pacto social y político-, en qué sectores estratégicos somos realmente competitivos, partimos de la base de que algunos ya lo son y que los tenemos que reforzar, como la agroalimentación, la logística, la cultura como industria, y por supuesto, de turismo”.

Con respecto a este último, el líder socialista, asegura que se puede reforzar porque “en la provincia de Huesca en concreto, la nieve no solo tiene un presente formidable sino un futuro fastuoso, si hacemos las cosas bien”. Para eso, dice, “estamos apoyando las políticas de Aramón y el turismo, planteando la necesidad de que una serie de infraestructuras básicas que en este momento son problemáticas porque son cuellos de botella para que se solucionen definitivamente”, en referencia a la paralizada autovía Huesca-Pamplona, el Congosto del Ventamillo y varios tramos de la N-260, entre ellos el tramo entre Fiscal y el túnel de Balupor.

 También, en ese sentido –añade Lambán- “estamos planteando asuntos como estudiar con detenimiento la unión de los valles, que son los que a un sector que ya es competitivo lo pueden convertir en un sector clave para la economía aragonesa”.

Baxter, la empresa más importante de la ciudad, con más de 300 trabajadores y dedicada a la fabricación de suero fisiológico. El Ayuntamiento de Sabiñánigo ha apoyado desde los inicios a esta empresa facilitándole el abastecimiento de su materia prima, el agua, a cambio de la estabilidad de la plantilla.

Por su parte, Antonio Cosculluela, ha indicado que la provincia de Huesca tiene un futuro esperanzador y muchas posibilidades de desarrollo. Ha afirmado que “el potencial que tiene la industria agroalimentaria debe ser un objetivo prioritario de trabajo en el futuro”.

Lambán y Cosculluela han visitado Ercros, empresa del sector químico  que se ha visto afectada por los problemas de la subida desorbitada de la tarifa eléctrica. Por la tarde, Lambán, Cosculluela y Jesús Lasierra se reúnen con los sindicatos antes de trasladarse a Jaca.

APOYO A LA CANDIDATURA

Javier Lambán ha mostrado su apoyo a la candidatura socialista de Sabiñánigo, que conjuga la experiencia con la renovación y cuyo objetivo es mantener y mejorar los servicios y fomentar el empleo y el desarrollo de la ciudad.

Los socialistas de Sabiñánigo apustan por el tejido industrial y por los emprendedores, para los que quieren habilitar un espacio en Pirenarium. También quieren potenciar el sector agrícola, dado el extenso término municipal de la localidad y el sector servicios, aprovechando la ubicación de Sabiñánigo al pie del Pirineo.

En esta legislatura, el gobierno local ha conseguido invertir en la ciudad, a pesar de la crisis y de las limitaciones impuestas por los gobiernos del PP más de seis millones de euros, que han permitido mantener los servicios y prestaciones a infraestructuras ya acometidas como la Escuela Infantil Cardelina o el Auditorio La Colina, la biblioteca municipal Rosa Regás, el Centro Cultural y Educativo Capitiellos, el Conservatorio o la Escuela Oficial de Idiomas y acometer mejoras en mejoras en las instalaciones deportivas, entre otros. Todo ello, al tiempo que se rebajaba el endeudamiento hasta el 45%, muy por debajo de la media de los ayuntamientos de España.