El PSOE pide a la DGA que reponga los 100 tutores de empleo y el Plan de Ayuda a las Corporaciones Locales para parar la sangría del desempleo

Florencio García Madrigal denuncia la supresión de las oficinas de empleo en Zaragoza en la calle Turmo, de los puntos de apoyo de Boltaña, Sariñena y Graus, así como los centros de formación dejando sólo el de Huesca y suprimiendo el de Monzón y Fraga

El portavoz socialista en la Comisión de Economía y Empleo, Florencio García Madrigal, ha reclamado hoy al Gobierno de Rudi que reponga los 100 tutores de empleo ante el aumento de las necesidades de atención a desempleados (cifrados por la propia Administración en 150.000 parados), así como la cobertura de 35 puestos de trabajo de tutor, un compromiso manifiesto en la Orden de diciembre sobre el Plan Anual de Empleo y que no se está cumpliendo.

El Grupo Socialista ha pedido asimismo la reposición del Plan de ayuda a las Corporaciones Locales para crear empleo en servicios generales, «unos servicios que obligatoriamente tiene que cubrir la comunidad autónoma y en los que está haciendo dejación de funciones”.

García Madrigal ha recordado que el presupuesto del INAEM se ha recortado más de un tercio (34,38% del presupuesto), sin tener en cuenta que el propio Gobierno de Aragón reconoce que el número de demandantes de atención en la red de Oficinas de empleo están en torno a 150.000 personas. Sin embargo, ha explicado, el Gobierno de Rudi despidió a 100 orientadores-tutores de empleo que «ayer mismo denunciaban la desatención que se produce en los parados de larga duración y, especialmente, en el colectivo de los jóvenes, y cuyos servicios ahora no se cubren a pesar del aumento de desempleados”.

Así las cosas, el diputado socialista ha reclamado conocer en qué quedan estos servicios de atención de las oficinas y atención de desempleados, así como si piensan proveer los 35 puestos de trabajo de tutor de modo inmediato.

Florencio García Madrigal se ha preguntado «qué política de incentivación del empleo representa el Gobierno de Rudi si ha suprimido las oficinas de empleo en Zaragoza de la calle Turmo y los puntos de apoyo de Boltaña, Sariñena y Graus, en la provincia de Huesca, así como los centros de formación dejando sólo el de Huesca” y suprimiendo el de Monzón y Fraga.

Asimismo, ha denunciado que el Gobierno de Aragón hace recaer sobre los ayuntamientos el peso de los costes de servicios que le son propios a la Administración autonómica, «estrangulando la financiación local y el medio rural”. García Madrigal ha puesto como ejemplo la situación que se está produciendo con la supresión de los puntos de apoyo en Boltaña, Sariñena y Graus. «Ayer mismo, el Consejo de Gobierno aprobó un punto minorado (punto de información) para sustituir al punto de apoyo de Boltaña pero a costa del Ayuntamiento, con un trabajador municipal”, ha denunciado.

En este sentido, ha reclamado la reposición del Plan de ayuda a las Corporaciones Locales para crear empleo, «un Plan amplio de cooperación con los Ayuntamientos que son los afectados y que tienen que cubrir las necesidades que, siendo competencia de la comunidad autónoma, ésta hace dejación para cargar el coste sobre los hombros de los ayuntamientos”. En definitiva, García Madrigal ha pedido que «no se estrangule a los municipios y se les dote financieramente para que puedan generar empleo”.

En este escenario, García Madrigal ha recordado que el PSOE ya denunció en su día lo que después se ha corroborado por los agentes económicos y sociales en su primera gran evaluación en cuanto la inoperancia de los contenidos del Acuerdo Social para la Competitividad y el Empleo, tanto en los términos de la creación de empleo y dinamización de la economía como en el bajo cumplimiento de la puesta en funcionamiento de los órganos diseñados para la coparticipación de dicho Acuerdo. Asimismo, ha reclamado la puesta en funcionamiento del Consejo de Relaciones Laborales teniendo en cuenta el alto grado de conflictividad en el trabajo fruto de la reforma laboral.

PLAN DE EMPLEO JUVENIL

Por otro lado, el portavoz socialista en Economía y Empleo ha reclamado al Gobierno de Rudi un «verdadero” Plan de Empleo Juvenil y «no medidas menudeadas y dispersas en todo el presupuesto de la comunidad, de tal forma que se refuercen los programas y las necesidades de empleo juveniles”.

García Madrigal ha recordado que la tasa de paro de los menores de 25 años ha aumentado en 2012 desde el 35,6% hasta el 45,9%, y aunque afecta más en la franja de edad de 16 a 19 años, supera ya el 90%. «Los jóvenes sin trabajo, sin esperanza y sin horizonte en Aragón son 13.000 de 16 a 24 años y más del doble hasta los 29 años (27.427), según la EPA”, ha explicado.

DATOS «BOCHORNOSOS” DE DESEMPLEO

«El Gobierno de Rudi no es el Gobierno de la inacción, sino el Gobierno de caminar al revés porque cuantos más datos negativos hay en materia de desempleo, de ocupación y de cotizaciones a la seguridad, más desmantela todo el sistema de formación de centros de atención, de personal de atención al desempleo, como una forma de negar la realidad”, ha considerado Florencio García Madrigal ante los datos de desempleo en Aragón que «todo el mundo califica de escándalo y que remiten al fracaso de la reforma laboral, con un desmantelamiento ya no sólo de los servicios sociales educativos o sanitarios sino los servicios de atención al empleo, sobre todo, cuando hay más necesidades de ocupación y menos cotizantes”.

García Madrigal ha recordado que desde que gobierna Rudi hay un incremento desmesurado de desempleo, con 22.833 parados más en sólo un año y medio y a su vez ha disminuido el número de cotizantes a la Seguridad Social, siendo menos del medio millón (496.382).

Asimismo, ha destacado que los datos relativos a la reforma laboral son alarmantes. De enero a noviembre de 2012, en Aragón los expedientes de regulación de empleo pasan de 973 a 1.479 (+506), lo que supone un incremento del 52%, y siendo el avance para el total del año de más del 54,26%. El total de los trabajadores afectados se incrementan hasta llegar a los 23.791 y, especialmente destacable es el número de trabajadores afectados por reducción de jornada, que pasan de 993 a 2.485, sufriendo un incremento del 250%. Es decir, ha aumentado la conflictividad laboral en Aragón, la precarización de los trabajadores, y menos empleo y más precario.