Libertad y Participación

Por Joaquín Zalaya y Luis E. Herrera, militantes de base del PSOE-Aragón

En el País Vaco, donde las libertades más elementales están amenazadas por

los acólitos de ETA, o por ella misma, con asesinatos de compañeros como Joseba

Pagazartundua, Jefe de la Policía Local de Andoain; Juan Priede, concejal

socialista en Orio; de Froilan Elespe, primer Teniente de Alcalde en

Lasarte-Oria y de muchos otros compañeros que con anterioridad cayeron

asesinados o sufrieron atentados por defender las ideas socialistas. Donde la

violencia contra las sedes socialistas en los pueblos y ciudades del País Vasco

ha llevado a que éstas permanezcan abiertas de manera limitada, o a cerrarlas si

no hay garantía de seguridad. Donde los ciudadanos que nos votan tenían como

referentes y aun con miedo se acercaban a nosotros. En esta situación, que ha

llevado a algún colectivo como “Basta Ya” a plantear la posibilidad de no

celebrar elecciones en el País Vasco. Donde el orgullo que significa el poder

representar a los ciudadanos en los ayuntamientos y en el territorio, se

convierte en una amenaza genérica contra quienes están ocupando, o pueden

ocupar, puestos de alcaldes, concejales o junteros. Ese orgullo no hace olvidar,

el riesgo que supone para las personas que de manera militante se atreven a dar

sus nombres para que figuren en unas listas electorales en lugares donde nuestra

representación es escasa y, donde en pueblos pequeños, donde todos se conocen,

con fuerte presencia de los violentos hace difícil conseguir apoyos añadidos a

los propios afiliados del Partido Socialista de Euskadi.

Ante esto, nosotros, los socialistas tenemos claro que debemos ofrecer a los

ciudadanos nuestro proyecto, y quienes deben representar a los ciudadanos en los

pueblos y ciudades deben ser compañeros que son o viven en esos lugares y por lo

tantos quienes encabecen las candidaturas. Pero para poder concurrir a las

elecciones es necesario presentar listas completas, y para eso, viene muy bien

contar con el apoyo de los compañeros de otras regiones.
Por todo eso, hay

razones más que suficientes para que desde Aragón haya compañeros que se

ofrezcan para ocupar esos puestos que permitan cerrar el mayor número posible de

candidaturas y así ofrecer a los electores la posibilidad de que ejerzan el voto

eligiendo nuestra opción.

A modo de ejemplo, citar algunas ideas de por qué participar:
 
1.

Por solidaridad con los compañeros de Euskadi, que por la presión de los

etarras, tienen dificultades para conformar listas completas.
2. Porque

entendemos que hay muchos ciudadanos que queriendo votar la opción socialista

podrían quedarse sin referente político al que dar su voto.
3. Al entender

que cualquier militante debe prestar su colaboración para fortalecer el proyecto

político socialista aquí en Aragón y en Euskadi.
4. Nuestro proyecto supera

el marco de las comunidades autónomas, y no pensamos sólo en las elecciones del

mes de mayo próximo, sino en un futuro cercano en el que entre todos podamos

llevar a José Luis Rodriguez Zapatero a la Moncloa.
5. Lo hacemos no por que

seamos más valentes que nadie, sino por que nos creemos afortunados por poder

movernos en nuestros pueblos y ciudades con libertad, y esta es nuestra mejor

manera de ofrecérsela a nuestros compañeros vascos en estos momentos que la

tienen secuestrada.

Seguro que hay muchas otras razones, que cualquiera puede añadir. Esto es una

guía que en todo caso lo que pretende es poner en el papel unas ideas que por

supuesto pueden ser completada por quienes pueden ver el bosque sin que los

árboles les impidan la visión del mismo.