“Por una sociedad de los consumidores”

En el Día Mundial de los Derechos del Consumidor, el Partido Socialista recuerda las actuaciones del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en esta materia así como la relevancia de los colectivos que representan a estos ciudadanos.

La defensa de los consumidores es un mandato constitucional. La Constitución

Española obliga a todos los poderes públicos a garantizar, mediante

procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y los legítimos intereses

económicos de los mismos; a promover la información y la educación y a fomentar

sus organizaciones.

Para los socialistas la defensa de los consumidores es, además, un compromiso

que nace de nuestras más profundas convicciones. Un compromiso por la igualdad

en el acceso a los bienes básicos de consumo; un compromiso por la seguridad de

nuestros ciudadanos; una apuesta por la autonomía de sus decisiones, por el

libre ejercicio de su poder de compra y por la toma de conciencia acerca de las

repercusiones sociales, laborales y medioambientales que provoca. Apostamos por

el activo, capaz de defender sus intereses en el mercado, dotado de conciencia

ética sobre el resultado de sus decisiones y partícipe en la construcción de una

sociedad más justa y más solidaria.

Para los socialistas las políticas de consumo no son sólo políticas

destinadas a la protección de la parte más débil del mercado dentro de un modelo

social profundamente consumista; son instrumentos que ayudan a todos los

ciudadanos, y especialmente a los más desfavorecidos, a consumir con criterio, a

preservarlos de los riesgos para la salud, a incrementar su seguridad, a

proteger el entorno medioambiental y los recursos naturales de Secretaría de

Bienestar Social comportamientos irresponsables que perjudican gravemente

nuestra calidad de vida y la de las futuras generaciones. Son políticas que

fomentan la participación, la educación y la información.

La educación del consumidor le permite actuar responsablemente en el mercado,

adquirir conciencia crítica, tomar decisiones eficientes haciendo uso cuidadoso

de los recursos al tiempo que potencia los valores que subyacen en nuestras

actitudes hacia el consumo. La participación, a través de las organizaciones de

consumidores, les permite influir en el diseño de otras políticas, incrementa

considerablemente el peso de los consumidores en el mercado y preserva nuestros

intereses individuales y
colectivos frente a los de otros agentes

económicos.
La solidez y fortaleza de nuestras organizaciones de

consumidores, su credibilidad y capacidad de iniciativa contribuyen a alcanzar

el objetivo de una sociedad más racional y sostenible en sus hábitos de consumo.

Por eso apostamos por el fomento de organizaciones de consumidores fuertes,

participativas y democráticas.

Para los socialistas, las Asociaciones de Consumidores deben poder

constituirse en una pieza básica del entramado social con verdadera capacidad de

negociación ante los poderosos sectores empresariales, dando así cumplimiento al

mandato constitucional, que obliga a los poderes públicos a fomentar las

organizaciones de consumidores y usuarios (Art. 51.2 CE) y a facilitar la

participación de todos los ciudadanos y los grupos que se integran en la vida

política, económica, cultural y social (Art. 9.2 CE).

Este año, la celebración del Día Mundial de los Derechos del Consumidor

coincide con la constitución, por el Gobierno que preside José Luis Rodríguez

Zapatero, del tercer Consejo de Consumidores y Usuarios de España, máximo

Secretaría de Bienestar Social,órgano de representación y consulta de los

consumidores españoles. Los tres que se han constituido lo han sido en etapas de

gobiernos socialistas. El Consejo de Consumidores debe ser una pieza clave en el

engranaje de las políticas de consumo en nuestro país. Confiamos en que la etapa

que se inicia con la constitución del nuevo Consejo sirva de impulso y acicate

en el diseño y ejecución de dichas políticas, representando y defendiendo los

intereses de todos los ciudadanos como consumidores.